atención centrada en la persona

Atención centrada en la persona. Cuidar con calidad en el domicilio

Atención centrada en la persona y cuidar con calidad en el domicilio. Desde hace varias décadas existe un enfoque internacionalmente reconocido como uno de los ejes que deben estar presentes en una atención de calidad. No siempre queda claro lo que significa e implica en cuanto al concepto y organización de la atención.

 

La atención centrada en la persona es un modelo profesionalizado que busca cuidar apoyando que las personas puedan seguir teniendo control en su entorno, en sus cuidados y en su vida cotidiana, desarrollando sus capacidades y sintiéndose bien, aumentando la calidad de la atención desde dimensiones relacionadas con la calidad de vida.

 

Se aleja de modelos de cuidados tradicionales. La atención viene determinada por procedimientos uniformes derivados de necesidades asociadas a clasificaciones de enfermedades y grados de dependencia y por condicionantes organizativos. (lo que en ocasiones se ha denominado como modelos de atención centrada en los servicios).

 

Cuidar a las personas mayores implica dar respuesta a muchas cosas. No sólo consiste en ofrecer una serie de servicios o atenciones. Se trata de facilitar apoyos y nuevas oportunidades de vida, de la mejor manera posible para cada persona. No todas las formas de cuidar, no todos los servicios profesionales son iguales ni permiten alcanzar todos estos objetivos.

 

 

Es lo que deseamos las personas, para nuestros familiares y amistades o para nosotros/as mismos/as, en el caso de necesitar cuidados.

 

Prácticas centradas en la persona

 

Conocimiento

Conocer los aspectos de las personas mayores que se atienden. Datos biográficos, sus valores, los hábitos y actividades que les generan bienestar (o malestar) en la vida cotidiana y sus preferencias en los cuidados. Con esta información, a las personas se las reconocerá y respetará como alguien singular y valioso.

 

Autonomía

Permitir y apoyar que las personas mayores tomen sus propias decisiones, participen en su atención y tengan control sobre las elecciones y cuestiones de su vida cotidiana. En el caso de personas con deterioro cognitivo avanzado, estas decisiones se toman teniendo en cuenta la historia de vida, valores y observación del bienestar de la persona.

 

Comunicación

Relacionarse con las personas mayores de una forma respetuosa y potenciadora. Lograr comunicarse con ellas comprendiendo y teniendo en cuenta la perspectiva de éstas incluso cuando tienen un importante deterioro cognitivo.

 

Individualización/Bienestar

Ser flexibles y adaptarse a las necesidades y preferencias de cada persona mayor buscando tanto su bienestar físico como emocional.

 

Intimidad

Proteger la intimidad de las personas mayores. Tanto en las atenciones corporales como en la protección de su información personal y asuntos más íntimos. (problemas de salud, ideología, espiritualidad, afectividad, necesidades/orientación sexual, etc.).

 

 

Más información: Revista Argentina de Gerontología y Geriatría, Vol. 31, Nº 3

 

¿Cómo hemos trasladado este modelo para llevarlo a cabo en el domicilio?

 

 

El cuidado profesional implica un adecuado equilibrio entre lo ético, relacional, emocional y lo técnico, es por eso que en Q.ido cuidados a domicilio hemos trabajado para establecer unas pautas y conseguir personalizar la atención de nuestros mayores o dependientes.

Para su desarrollo no existen fórmulas express, se requiere de mucho trabajo, estamos ante un cambio cultural y de actitud, tanto por parte de las familias, como por los propios cuidadores.
Hay una parte fundamental para un cuidado de calidad, y es la selección de la persona que se va a encargar de los cuidados, establecer un vínculo entre la familia, cuidador/cuidadora y persona a cuidar.

 

Tal y como se ha explicado más arriba el conocimiento sobre la persona a cuidar, su pasado, sus gustos, sus rutinas…son de vital importancia para crear ese nexo entre ambas partes. De esta manera, las personas con independencia de su estado o características, y con un apoyo personalizado puedan seguir gestionando, directa o indirectamente, sus propias vidas incluso aquéllas que tienen un importante deterioro cognitivo.

 

Debemos proteger la intimidad en el cuidado para llegar a establecer relaciones basadas en la confianza. Si la persona que va a cuidar no es percibido por la persona que va a recibir los cuidados, como alguien confiable, ésta se sentirá insegura y probablemente también amenazada.

 

Nosotras hacemos mucho hincapié, en la intimidad, confidencialidad, trato cálido, el honor y el cuidado de su imagen personal. Cuando realizamos las entrevistas a los cuidadores, e incluso cuando impartimos nuestro curso propio, es un tema a tratar rigurosamente.

 

 

Nuestra vocación como seres humanos es la búsqueda de la felicidad de las personas que necesitan de un cuidado especializado.

 

 

Q.ido cuidados en domicilio, Como en casa en ningún sitio

Comparte este artículo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *