Actividades de la vida diaria para fomentar la independencia

Actividades de la vida diaria para fomentar la independencia

Las actividades de la vida diaria (AVD) son un conjunto de tareas o conductas que una persona realiza diariamente y que le permiten vivir de forma autónoma e integrada en su entorno, cumpliendo su rol o roles dentro de la sociedad.

 

Tipos de actividades de la vida diaria

 

  • Básicas (ABVD): Son aquellas actividades que se refieren a todo los relacionado con el autocuidado: Baño, vestido, alimentación, aseo personal, uso del retrete, control de esfínteres, traslados, transferencias, deambulación y uso de escaleras.

 

  • Instrumentales (AIVD): Son actividades más complejas que las ABVD y requieren de más recursos cognitivos. Son aquellas tareas orientadas a interactuar con el entorno, generalmente, opcionales por naturaleza: uso del transporte público, dinero, manejo de la medicación, todo lo relacionado con el manejo del hogar, compras… Su correcta ejecución implica tener capacidad de toma de decisiones y resolución de problemas, entre otras.

 

  • Avanzadas (AAVD): Pueden considerarse como aquellas actividades que enriquecen la vida de la persona, que implican participación social, actividad laboral y educativa.

 

 

Tipos de déficits

 

En las personas con demencia aparecen varios tipos de déficit, hacen que pierda primero autonomía y más adelante independencia en todas las actividades de la vida diaria.

 

A nivel cognitivo, afectación de capacidades como la praxis, orientación, atención, capacidad de secuenciación…. Lo cual provocará que la persona con demencia tenga problemas en la realización de actividades que requieran una secuencia (como el baño), movilidad en la comunidad (que requiere de una buena orientación espacial para una ejecución segura), vestido (debido a la aparición de la apraxia del vestido…).

 

A nivel emocional, aparición de síntomas como depresión, labilidad emocional, baja autoestima y autoconcepto negativo, impulsividad, rigidez mental… hacen que la iniciativa a la hora de realizar ciertas tareas se vea reducida de forma importante, creando una gran frustración en la persona con demencia, quien con el objetivo de proteger su autoestima, puede abandonar dichas actividades aunque en el pasado hayan sido realmente significativas para ella.

A nivel motor, los déficits aparecen, sobre todo, en fases más graves de la enfermedad. Son, por ejemplo, alteraciones del tono muscular, disminución del rango articular, reducción de la fuerza, alteraciones de la sensibilidad, etc., lo que hace que disminuya la capacidad de desenvolverse de forma independiente en diferentes actividades.

 

Objetivos 

 

  • Mantener la independencia de la persona retrasando la aparición de dependencia.
  • Conservar todas las funciones físicas y cognitivas de la persona.
  • Retardar la sobrecarga del cuidador.
  • Mejorar el estado emocional de la persona, promoviendo una buena autoestima y un sentimiento de utilidad.
  • Mejorar la calidad de vida de la persona con enfermedad de Alzheimer y el cuidador.
  • Tener a la persona conectada con el mundo que le rodea, actuando como un sujeto activo.

 

Recomendaciones

 

 

 Fomentar la independencia. 
Desde las fases más iniciales.

 

 Evitar la sobreprotección. 
Realizar todas las actividades en lugar de la persona con demencia, favorecerá que el deterioro avance con mayor rapidez. 

 

 Valoración continua. 
Ver las capacidades y dificultades que tiene la persona para ver en qué fases de la actividad falla, y será donde haya que apoyarle, dejando que sea independiente en el resto de las fases de la actividad. A medida que la enfermedad avance esas dificultades irán incrementándose y los apoyos requeridos serán cada vez mayores.

 

Soporte. 
No dejar a la persona sola en sus actividades cuando ya no puede realizarlas, si la afectación ya existe se le deberá prestar el apoyo necesario.

 

Apoyos. 
Quizás la persona solo requiera de supervisión en algunas tareas por seguridad, necesitando de forma progresiva apoyos verbales, apoyos físicos en alguna tarea puntual y, finalmente, apoyos físicos en toda la tarea.

 

Mantener una rutina diaria y unos horarios.
Esto facilitará la orientación en el tiempo, contribuyendo así al desempeño de la actividad.

 

Proporcionar un entorno seguro y facilitador. 
De hecho, una de las actividades en las que primero aparece dependencia es el momento del baño, debido al miedo a que sufran una caída. El entorno facilitador se refiere a eliminar del entorno todo aquello que dificulte el desempeño, ya sea por ser innecesario, confuso, o por ser susceptible de provocar un exceso de estímulos.

 

Evitar las prisas. 
La persona con demencia necesita su tiempo para realizar las actividades, mientras no se frustre hay que dejar que las haga sola, aunque emplee un tiempo superior al deseado. 

 

Productos de apoyo. 
Serán recomendables cuando el deterioro avance y el cuidador necesite de algún apoyo técnico para el cuidado de la persona, como una silla o una grúa, que ya no irán dirigidos a fomentar la independencia sino a facilitar el cuidado.

 

Limitaciones en las ABVD

 

 

Higiene y arreglo personal Higiene bucal, peinado, afeitado, uso de maquillaje, arreglo de uñas, higiene de oídos, uso de compresa, uso de complementos, etc.
Alimentación Manejo de cubiertos necesarios, partir los alimentos, uso de productos de apoyo, tiempo de transcurso de la actividad, etc.
Ducha Acceso a ella, selección y utilización de objetos necesarios (gel, champú, esponja…), enjabonado, aclarado, secado, etc.
Vestido Elección de las prendas, adecuación al tiempo ambiental, ponerse las prendas tanto en miembros superiores como en inferiores, desvestido, calzado, etc.
Control de esfínteres Tanto urinario como fecal.
Uso del inodoro Acceso hasta él, desvestido, posición en el WC, higiene posterior, etc.
Movilidad funcional Cambiar de posición, realizar las transferencias necesarias, subir y bajar escaleras, deambulación, uso de productos de apoyo, etc.

 

Rutinas para fomentar la independencia

 

 

 

 

Algunas actividades nos cuesta mucho integrarlas en los domicilios, como la gimnasia, actividades cognitivas con fichas, algunas manualidades, etc. En actividades grupales funciona mejor.

En Q.ido una vez detectamos las necesidades, creamos un plan de rutinas partiendo de los objetivos individuales acordes a las capacidades, necesidades e intereses de la persona; realizando una adaptación de las actividades al grado de deterioro siempre que fuese necesario.

 

Alimentación

 

Preparar desayuno. Poner y quitar la mesa, selección de cubiertos, colaboración en la limpieza de cocina.

 

Elaboración de una receta. (suele funcionar mejor a la hora de la comida, en la cena suelen estar cansados/as). Es una actividad muy entretenida para todos en el ámbito familiar, fomentas la lectura de la propia receta, establecer un orden de los ingredientes, etc. Nos parece muy completa.

 

Higiene y arreglo personal

 

Higiene. Ducha, limpieza bucal, peinado, aplicación de crema para mantener la piel hidratada, pintura en su caso, etc.

 

Elección de ropa. Si no puede elegirla por su cuenta, se le dará como máximo dos opciones para que escoja una de ellas y así simplificar la selección. En el armario debe tener solo la ropa de temporada.

 

Relación social y movilidad

 

Realización de compras. Esta actividad nos parece muy interesante, ya que fomentamos la relación social, manejo de dinero (si es necesario con supervisión) y además aprovechamos para salir a caminar.

 

Paseo. El paseo va muy unido al apartado anterior de la realización de las compras. Se puede realizar con un animal de compañía, generalmente suele ser un perro, el contacto con animales es muy beneficioso. Fomentamos la actividad física. En uno de nuestros artículos adaptamos gimnasia para el domicilio, resulta muy sencilla de practicar.

https://www.qido.es/blog/gimnasia-de-mantenimiento-para-personas-mayores/

 

Tareas del hogar. El cuidador/cuidadora animará a la persona a que ayude en el hogar, puede ser a seleccionar la ropa para poner una lavadora, tender la ropa, recogerla y doblarla, unir calcetines, hacer la cama, pasar la mopa, etc. Suelen sentirse muy cómodos haciendo esta actividad ya que la llevan haciendo toda la vida y evitamos frustraciones.

 

Cuidado de plantas. Regar, trasplantar, decorar los maceteros, etc. Es una gran motivación tanto para nuestros mayores como para las personas que padecen alguna demencia, dentro de las posibilidades de cada uno. Además en el hogar nos da un ambiente de bienestar.

 

Trabajo cognitivo

 

Leer. Noticias en el periódico, verlas en la televisión y relatar una historia y que pasado un tiempo tengan que recordar la noticia o hacerles preguntas que les hagan al respecto.

 

Juegos de mesa. En la mayoría de los casos suele gustar mucho los típico juegos como dominó, cartas, bingo, puzzles, etc. Pueden participar toda la familia además del cuidador/cuidadora.

 

Trabajar la reminiscencia. Constituye el recuerdo sistemático de memorias antiguas: recordar hechos personales en toda su amplitud, ruidos, olores, imágenes, emociones. Es una manera de activar el pasado personal. Puede ser con fotografías, música, contando historias del colegio, familiares, viajes, rezar, etc. El diálogo con ellos es muy importante.

 

 

Laborterapia. Es un método de terapia ocupacional a través de la creación y realización de labores creativas y manualidades que son muy numerosas, pero las más conocidas son: cuadros de Petit point (medio punto de cruz) y punto de cruz; elaboración de bufandas, alfombras, gorros y calcetines de lana; creación de cajas de madera decorativas con pintura; collage y dibujo creativo; bordados sobre tela; macramé; decopatch; costura, etc.

 

 

Podéis mirar otras terapias que tenemos en el blog, adaptadas al domicilio. Son aplicables tanto a enfermos de Alzheimer y otras demencias, como a personas con envejecimiento, se trata de mantener la autonomía, autoestima, bienestar y felicidad.

 

 

A trabajar!!

 

 

 

Biografía

https://www.ceafa.es/files/2019/09/programa-de-estimulacion-para-personas-con-alzheimer.pdf

https://www.fundacionreinasofia.es/Lists/Documentacion/Attachments/13/Guia%20practica%20familiares%20de%20enfermos%20de%20Alzheimer_final.pdf

 

 

Comparte este artículo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *