Terapias no farmacológicas

Terapias no farmacológicas para la enfermedad de Alzheimer

¿Qué entendemos como terapias o tratamientos no farmacológicos?

 

Las Terapias no farmacológicas, son una herramienta de gran utilidad para la estimulación de las capacidades de las personas con alzhéimer, con el fin de retrasar el desarrollo de la enfermedad y potenciar las habilidades remanentes en las personas. Se viene utilizando desde hace varias décadas y pretenden mejorar la calidad de vida de las personas. 

Se empezaron a aplicar por varios grupos de profesionales, terapeutas ocupacionales, psicólogos, fisioterapeutas, etc. en un intento de paliar los efectos de estos procesos, a falta de tratamientos curativos. Se debe de establecer un programa semanal y totalmente personalizado. 

El primer estudio publicado aparece bajo el título de “Tratamiento experimental de la confusión senil persistente”. Hoy en día llamaríamos a dicha intervención terapia ocupacional completa, dirigida a mejorar las actividades sociales y domésticas (Cosin et al., 1958).

Poco después aparecieron las primeras comunicaciones acerca de los efectos beneficiosos de la orientación a la realidad, que hoy englobamos dentro del concepto más amplio de estimulación cognitiva (Taulbee y Folsom, 1966).

Para enfermos de alzhéimer se debe seguir un tratamiento farmacológico además de añadir terapias no farmacológicas.

 

Terapias no farmacológicas

 

Terapias orientadas al cuidador profesional

 

Entrenamiento en los cuidados generales

Se educa al personal implicado en el cuidado directo de los pacientes (auxiliares, enfermeros, etc.) en la demencia, sus causas, y su tratamiento desde una perspectiva no farmacológica (comunicación con el paciente, manejo conductual, etc.). El entrenamiento se realiza mediante sesiones teóricas, talleres prácticos y supervisión en el trabajo.

 

Prevención de sujeciones físicas o químicas

Intervenciones basadas en los cuidados centrados en la persona, dirigidas a la búsqueda de alternativas dignas y seguras que permitan reducir las sujeciones físicas y el uso de neurolépticos y de fármacos sedantes.

 

Terapias orientadas al cuidador no profesional

 

Apoyo al cuidador

Provisión de información relacionada con la demencia y sus causas, y de apoyo poco estructurado (vías para la descarga o refuerzo afectivo). Subtipos: grupos de autoayuda, dispositivos electrónicos para proveer información o establecer redes de cuidadores.

 

Educación y entrenamiento

Aprendizaje de técnicas de tipo cognitivo-conductual dirigidas a manejar el estrés derivado del papel de cuidador (resolución de problemas, reestructuración cognitiva).

Asesoramiento y gestión de casos. Se educa progresivamente al cuidador en la existencia y utilización de servicios sociales y sanitarios que pueden aliviar la carga.

Cuidados de respiro. Aplicación rutinaria de servicios dirigidos a aliviar la carga (ayuda en el domicilio, ingreso de respiro, centro de día, etc.) de forma no individualizada.

Intervención multi-componente. Combinación de alguna de las anteriores, ya sea de una forma “rígida” (asesoramiento y grupos de autoayuda) o individualizada según las características y necesidades del cuidador.

Intervenciones multi-componente para el paciente y el cuidador. Se suman o se integran intervenciones dirigidas al paciente y al cuidador, ya sea de una forma “rígida” (p.e., educación del cuidador y estimulación cognitiva para el paciente) o de una forma individualizada, según las características y necesidades del paciente y del cuidador. Dentro de esta segunda modalidad destacan las intervenciones de asesoramiento en el domicilio, realizadas por terapeutas ocupaciones (véase más adelante Graffpro)

 

Terapias no farmacológicas

 

Terapias orientadas al enfermo de Alzheimer

 

Estimulación cognitiva

Facilitación general y temática de operaciones cognitivas basada en evocación, relación y procesamiento. Se persigue la orientación, dentro de las posibilidades de cada paciente, y la mejoría afectiva.

 

Entrenamiento cognitivo 

Aprendizaje o refuerzo de operaciones cognitivas específicas; p.e., asociación de nombres y caras a través de la elaboración de relaciones semánticas por parte del propio paciente.

 

Rehabilitación cognitiva

Aprendizaje o refuerzo de operaciones cognitivas altamente individualizado, dirigido a mantener o a recuperar capacidades funcionales o sociales relevantes para el enfermo.

 

Ayudas externas 

Utilización de material o dispositivos que sustituyen alguna de las capacidades cognitivas perdidas, con el fin de recuperar o mantener alguna actividad funcional o social relevante para el enfermo. P.e., uso de agendas para recordar las citas, o uso de avisadores para tomar la medicación.

 

Entrenamiento AVD 

Práctica guiada mediante la mínima ayuda necesaria, ofrecida de forma gradual (estímulo verbal, visual o físico) de alguna AVD, con el fin de mantener la mayor autonomía posible en dicha actividad.

 

Reminiscencia

Elaboración cognitiva y afectiva a partir de acontecimientos o experiencias del pasado remoto (acontecimientos vividos, hechos del pasado, canciones antiguas, etc.). Técnica específica: elaboración del libro de la vida.

 

Validación 

Combinación de distintas técnicas (reminiscencia, orientación, tacto, etc.) con el fin de empatizar de forma afectiva con el paciente.

 

Musicoterapia 

Utilización de la música de forma activa o pasiva, dirigida a estimular capacidades cognitivas, a provocar un refuerzo afectivo y a mejorar el estado físico.

 

Apoyo y psicoterapia

Aprendizaje de estrategias cognitivoconductuales para soportar el estrés derivado de la pérdida de capacidades cognitivas.

 

Intervenciones conductuales 

Actuaciones basadas en el análisis de los antecedentes y consecuencias de la conducta, con vistas a reforzar las conductas adaptadas o que generan placer, y a modificar las conductas desadaptadas o que generan sufrimiento. La modificación de los antecedentes de la conducta es preferible a la de las consecuencias.

 

Intervenciones sensoriales 

Utilización de estímulos dirigidos a alguno de los sentidos, con el fin de favorecer las operaciones cognitivas o de mejorar la afectividad o la conducta. Subtipos: utilización de masaje y tacto, uso de la luz, olores, sonidos, estimulación multi-sensorial (snoezelen).

 

Ejercicio físico 

Ejecución guiada (mediante indicación verbal o por imitación) de ejercicio aeróbico dirigido a mejorar la resistencia, la flexibilidad el equilibrio y la coordinación.

Podéis mirar nuestra tabla de ejercicios.

 

Estimulación eléctrica transcutánea 

Utilización de corriente eléctrica para facilitar funciones cognitivas, mejorar el sueño o mejorar la conducta. Subtipos: estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), estimulación eléctrica craneal.

 

Terapia de luz 

Utilización de luz en distintas frecuencias e intensidades para conseguir una mejor sincronización del ritmo cardiaco natural de sueño y vigilia.

 

Relajación 

Intervención de corte físico y cognitivo dirigida a liberar al paciente de la tensión muscular y de la ansiedad.

 

Masaje y tacto

Grupo de intervenciones que, a través del contacto físico, buscar la mejoría afectiva y conductual. Subtipos: masaje en las manos, tacto terapéutico.

 

Acupuntura 

Perforación cutánea mediante agujas gruesas en los puntos marcados por la tradición china, acompañada del uso de ungüentos tradicionales (moxibustión). Se persigue la mejoría cognitiva y afectiva.

 

Terapia con animales

Utilización de animales de compañía (perros, gatos, etc.) para motivar al paciente y provocar una mejoría global (cognitiva, afectiva y social).

 

Arteterapia 

Elaboración guiada de obras con valor artístico (pintura, teatro, etc.) adaptada a las posibilidades del paciente, dando prioridad al refuerzo afectivo.

 

Terapia recreativa

Propuesta y ejecución de actividades lúdicas guiadas o supervisadas, ya sea de forma individual o en grupo, con el fin de provocar una mejoría global (cognitiva, conductual, afectiva y social).

 

Terapia con muñecos 

Consistente en tratar a los pacientes con muñecos. Los reciben por espacios cortos de tiempo, supervisados por un terapeuta ocupacional o personal entrenado para saber cómo entregarlos y cómo retirarlos, tienen que tratarlos como si fueran bebés: decena de enfermos que participan la actividad piensa que lo son.

Más información sobre Terapias con Muñecos.

 

Intervenciones multi-componente para el paciente 

Combinación de alguna de las anteriores, ya sea de forma “rígida” (p.e., música y ejercicio físico) o diseñada según las características y necesidad del paciente.

 

PROGRAMA DE ESTIMULACIÓN PARA PERSONAS CON ALZHEIMER

 

 

 

 

 

Comparte este artículo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *